Letras del interior, Nómada Mental

Irene Subirats Alvarado nace en la Provincia española de Gerona, actualmente estudia psicología en Universidad de Groningen, en Holanda.


Gracias a su carrera, Irene Subirats a descubierto lo compleja, misteriosa, terrorífica pero hermosa que puede llegar a ser la mente del ser humano.
No sé

Besos a la ‘’nada’’
Golpes a la ‘’nada’’
Sin dirección clara
Y estancada

Inconscientes sensaciones
Sin rumbo, perdidas en este mundo
Comprender, saber
Que hay en ti
Para dar lo mejor de ti

¿Qué odiar?
¿Qué amar?
Sensaciones incontroladas
Inconscientes
Que reflejan
Un corazón frágil
Bombeando tímidamente
Lo destacable del ‘’yo’’
En sus carnes
A veces sanas y a veces sin aire

Inconscientes sensaciones
Sin rumbo, perdidas en este mundo
Comprender, saber
Que hay en ti
Para dar lo mejor de ti

Si preguntan:
‘’¿Cómo estás?’’
‘’No sé’’
Tu corazón apocado
No quiere hacerse ver
Vivir en ti sin ‘’el’’
Irene se inspira mucho en las personas, sobretodo en aquellas que le han dejado una huella, o una emoción y a través de la escritura logra sacar lo mejor de cada situación y así transformar una emoción negativa en un sentimiento placentero.

¡Ya, basta!

Fantasmas que vienen
Que te mienten que dicen:
‘’¡Que no eres suficiente!’’
Un ejército constante
Que destruye tu interior y ese peso
Cae, cae, cae
Saben que estás ahí
Tu respiración les hace acudir

¿Jugamos al escondite?
Donde yo busco la calma
Y tú mis gritos ahogados
Entre tantas capas

Locura que lucha contra ellos
Porque la niña que vive dentro de mi
Quiere vivir sus sueños

Cicatrices que hieren y te arrastran
A la sin razón
Al pozo oscuro, ahí no hay nada
Solo muros, que atrapan, que desgastan

Música logra bajar a veces
Vive en el aire y puede meterse
Un ‘’tal vez’’, tímidamente aparece
Pero el ejercito no para de vigilarte, amenazarte
Con que ahí te quedas, no te dejamos salir
No mereces salir
No obedeces, no llegas ni al mínimo suficiente

Sueños duermen apáticos
Sobre tus pequeñas manos
No pueden despertar
El miedo sirve de anestesia
Que los enmudece y no le dejan ver las estrellas

¿Dónde esta cordura?
No la veo, ¿dónde alumbra?
Cuando ves a un ser querido atado de pies y manos
Por sus seres amados
Sueños drogados, voces golpeadas, su ‘’yo’’ huye hacia la nada, ese no es su sitio, ni su camino
Necesita de libertad para respirar
Y valorar
Impotencia, rabia, dolor, ser un mero espectador de este circo donde reina el maltrato
Para que estos seres de luz, que solo brillan allá fuera, obedezcan los ridículos mandatos
Hay que:
Sacar la espada cuando la sacan. Dejar la espada cuando la dejan.
Entre tanta burla y llanto, y aplausos por caídas
Se entretiene esa gente que tras sus mascaras miran
La crueldad no entiende de diálogo
Sólo habla la ira y el odio, sin corazón a razón

No quiero escuchar más estas voces
¡Basta, ya!
Quiero calma y alegría y ser una persona más
Mirando hacía arriba y sintiéndose querida

Entre los autores que la han inspirado se encuentran Pablo Neruda, Jorge Luis Borges, Rayden, Gloria Fuertes, etc. 

¡Contigo no, bicho!

La falta de amor fue lo que la marchitó
Cuando un beso sobre sus manos notó
El rostro se le iluminó
Detrás de aquellos gritos, de aquel perfeccionismo
Había una mujer fuerte pidiendo auxilio
Auxilio entre sus ordenadas piezas
Que lograban calmarle la impaciencia
Quería lo mejor para sus pequeños niños
Bajo fuerte orden y mandato conseguía mantenerlos al hilo

Falta de amor, falta de amor
No permitas que te venza el temor
Infundado por aquel señor
Que quería hacerte ver que no tenías valor

Abuela yo te admiro
Bajo mi cauteloso exterior
‘’¡Qué guapa eres! ¿Quién eres?’’
Nunca me sentó tan mal un piropo
Dicho por quien me vió crecer
Que ya ni me reconocía el rostro
Aún veía lo bueno de mí
Sin saber que ella era parte de mí

Aunque tu memoria ya te abandono
tus seres queridos no, no, no
siempre estada en aquellos que te admiran
en cualquier momento de la vida
para hacer recordar una mujer que con su gran corazón resistía

Yo no te supe demostrar todo lo que hacía tí sentía
Por miedo de no estar a la altura de lo que requerías
Lo siento mucho… pero al menos lo guardo en forma de poesía

Falta de amor, falta de amor
No permitas que te venza el temor
Infundado por aquel señor
Que quería hacerte ver que no tenías valor

Aquel viejo lleno de odio
Que con sus enormes brazos te arrojó al hoyo
Yo con sudor y un fuerte ahogo en el corazón
Me apresuré hacia tu búsqueda
Pálida, temblando llegaste a mí con un fuerte abrazo
Al que yo respondí fuertemente con mis amplios brazos
Las dos juntas nadie puede hacernos daño
No, no, no
Ese monstruo… ¡claro que se daría por acabado!

Y un ‘’¡miau!¡miau!’’

Hasta un gato logra ver algo que es maltrato


Conoce más acerca de Irene Subirats Alvarado (Nómada Mental)
Blog:
https://sistemasensorialblog.wordpress.com









PM ART

"Porque el arte y la expresión son libres"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram