Liliana Deschain.

Toma la elocuencia y tuércele el cuello. Eso es a lo que nos invita Liliana con cada una de sus letras extraídas de las filias, fobias y del sudor mental de lo que piensas pero no divulgas cuando te encuentras en una situación exagerada.

Venida de una familia con gran gusto por la lectura, ella leía con frecuencia todo tipo de cuentos para niños, tiempo después se encontró con un cuento que le marcó demasiado: "El gato negro" de Edgar Allan Poe. Siendo así como emergió su atracción por la lectura y también comenzó a darle rienda suelta a la escritura.

"Una vez que tienes la historia en la cabeza y que comienzas a escribirla, te conviertes en prisionero y lo que te rodea desaparece, eres tú y las letras solamente."

Su inspiración son todas esas noches largas, las madrugadas en las que el café y la Luna son su única compañía, cuando todo permanece en silencio y todos están perdidos en el sueño, cuando sólo se escucha de fondo la música de Pink floyd, se forma de tal manera el escenario ideal donde se pierde junto con su pluma y una libreta o el teclado de la computadora y una página en blanco.

"No es que desee transmitir algo en específico, cada persona entiende mis escritos de manera diferente, pero reencontrarse con miedos pasados y manías ocultas, es algo con lo que me relacionan, también hay nostalgias y tristezas o locura y perdición, las cosas insignificantes que nos desesperan en secreto."

La lista de sus escritores favoritos siempre esta en constante cambio y crecimiento, algunos de ellos son Bukowski, Julio Cortázar, Gottfried Benn, Xavier Velasco y porsupuesto sin dejar a un lado a aquél que fue el causante de su insaciable gusto por la palabra escrita: Edgar Allan Poe y por lo tanto no dejará de ser la principal influencia de cada uno de sus cuentos.

Con 18 años de edad, ya ha colaborado en varias ocasiones con la FIL y para una revista de la Universidad de Guadalajara. Actualmente escribe para una pagina cabeña. Desea estudiar Letras Hispánicas, aunque por el momento se la pasa en talleres de periodismo, redacción e incluso en un diplomado de cine (una más de sus grandes obsesiones). Pero lo que más le interesa es terminar su recopilación de cuentos y con suerte publicarlos en un libro.

"La vida es cruel y nosotros más. Lo único que nos queda es enfermarnos de esperanza y repartirlo letra por letra; todo esto para que al final estemos muertos y despertemos de aquel sueño en el que nos miramos los unos a los otros todo el tiempo y seamos por fin nuestra sombra. Entonces nos daremos cuenta de que tuvimos la receta para cocinarnos como santos y preferimos quedarnos como mártires.
Así es, lamentablemente nos alimenta la desdicha y la felicidad nos parece tan repulsiva que nunca la hacemos nuestra o la alejamos asqueados cuando llega a serlo.
Pero, ¡no nos avergoncemos! Es necesario estar locos."

No desperdiciemos la oportunidad que nos da esta chica a través de su blog  Como para confundirse de poder escuchar leer un poco de su mente desfragmentada en diferentes... grafías, podría llamársele así, ya que son los sonidos que emergen de su mente transformados en palabras, formando un contexto en el que casualmente podemos sentirnos altamente identificados, y aun si no fuese así, se disfruta de las historias ahí contadas y que por supuesto son muy recomendables. 


Isela'SS

No hay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram