Sydney.


Siempre me ha llamado la atención como los atardeceres en Sydney son anaranjados, o mas bien son como rojo intenso y cuando mi curiosidad me llevo hasta las fotos en escala de rojos, todo cayó en su lugar por su propio peso.

Los dias que los lugareños describen como perfectos (o al menos la mayoria de la gente) son aquellos cuando el sol brilla la mayor parte del tiempo y el aire se siente cálido y humedo. Dias tipicos del verano Australiano. Gracias a Dios que en esos dias a las muchachonas les da por ponerse menos ropa y la poca que usan es de proporciones cercanas a las microscopicas.

Uno de esos dias tan predilectos, me decidí a caminar por el barrio y visitar a una amiga que vive aqui cerquita. El edificio donde esta su apartamento me ha parecido siempre de lo mas peculiar y se debe a que antes de ser un edificio habitacional, era un conjunto de silos industriales. La capacidad de adaptación del ser humano.

Ese dia tenía a Romanova conmigo armada con un rollo volteado, para que el brillante sol me dotara con fotografias en toda la gama de tonos rojizos.


Hechenle el ojo, es como vivir en un sixpack de chelas gigante...

La mejor cura para el aburrimiento, el ocio y la insolación es montarse a un ferry que recorra la bahía tan caracteristica de la ciudad, nada como subirse hasta mero adelante para disfrutar la brisa y los paisajotes. Otra vez me aventé unos chutes fotograficos y esta fue la que mas al tiro quedó:


¿Que tál compadres?... Hoy no les salí con aberraciones del lenguaje ni nada de eso. Hoy fue un posteo mas cursiento.

¡Hay nos vidrios!

P.S. Saludos al compadre Benjamón y por favor ya en serio no anden mandano tanta propuesta cachonda, mejor comenten constructivamente.



Emmanuel Galvan Martinez

Simpleza general, patilla larga, ceja poblada. Ingenioso e intelectualmente inquieto. Mentalmente ubicado en los linderos de la tontería y la conciencia lúcida. La ingenuidad me asiste en mis bravatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram