Rojo, rojo.

Biénvenidos a ótro de los sucios postéos de fotografía amatéur.

¿Cuántas veces no hemos visto aquellas fotografias en blanco y negro, con ese sabor nostalgico y aquel clásico sentimiento como sacado de documental? ¿Cuantas veces no le hemos sacado la foto a la novia, o a la mamá de la novia o a la mamá de la novia de la vecina y le hémos puésto el efectazo de 'escala de grises' en el fotochop? Bonito ¿No?.

Bueno, pues en otro de esos domingos de crísis mental, me encontraba, como siempre, entreteniendo el ocio y ejercitando el ingenio cuando descubrí la 'escala de rojos', algo asi como blanco y negro, pero en rojo y amarillo. Como ya sabemos, para las fotazos en blanco y negro, hace falta un rollo dedicado para tal efecto, pero, ¿Que onda para los rojos?

Pues bien sencillo, basta con voltear la pelicula de un rollo normal, para tomar fotografias, exponiendo el lado anaranjadito del rollo. ¡Pero abusados! Hay que ponerse bien trucha para no velar el rollo, no hace falta nada mas que una cobija gruesa en una de las noches solitarias de luna nueva.

Procedo pues a elaborar en los sencillisimos pasos e ingredientes para una experiencia en tonos rojizos exitosa.

Necesitaremos:

- Un rollo de pelicula que se pueda desperdiciar (este contendrá la pélicula invertida).
- Un rollo de pelicula a color (de donde sacaremos la pelicula a invertir)
- Unas tijeras (filosisimas para el mas experimentado ó de punta redonda si les tiemblan las manos como a mi, ¡las cortadotas que me di!).
- Cinta adhesiva.
- Y por su puesto el accesorio oscurecedor de su preferencia. (Yo uso una cobijota bien gruesa y una mochila donde meto las manotas).

El Procedimiento (de aqui en adelante, lease este texto con un acentote gallego bien finjido, pa' las cosas se pongan mas divertidas):

Primero, al rollo desperdiciable, le sacamos la pelicula a lo bruto y le dejamos solo los últimos 10 cm que estan atorados en el contenedor (para de ahí pegar la otra pélicula) y le cortamos el resto. Despues, pégamos el inicio del segundo rollo a los 10 centimetros del primero y asegurandonos de estar en completa obscuridad, rebobinamos el primer rollo para cambiar la pelicula de contenedor, cortamos el final y listo. Un rollo en escala roja listo para usar.


Lo siguiente es desde luego, salir a la cálle a tómar fotos hásta que se nos marque el botón del obturador en el dedo y nos haga una ampollota.




Yo se que tal vez, muchos de ustédes, áficionados o profesionales de la foto, encuentran este post como algo común, más sín embargo, sí lo único que tenemos es una camara de rollo kodak de a 20 pesos el montón, con un rollo ínvertido se puedén lograr cosas muy interesantes.

Eso es todo por hoy, chamacos ociosos. Aquí algo de música:



Abur!

Emmanuel Galvan Martinez

Simpleza general, patilla larga, ceja poblada. Ingenioso e intelectualmente inquieto. Mentalmente ubicado en los linderos de la tontería y la conciencia lúcida. La ingenuidad me asiste en mis bravatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram